El pino comestible

Un factor crucial a la hora de diseñar un bosque comestible es alcanzar la mayor diversidad. No solo diversidad genética, sino diversidad estructural y funcional. Cuanto más diverso es un bosque más cosechas produce. Y cosechas abundantes es algo sin duda deseable. Un bosque diverso contiene más interconexiones, es más complejo y más estable.


Carencia de diversidad en nuestros ecosistemas naturales

Como diseñadores, debemos observar y aprender de los ecosistemas naturales. La Granja Mandrágora se encuentra en las faldas de la sierra de la Xortá; al oeste de la desembocadura del barranco de la Font Mayor, a unos 50 metros de la orilla del embalse de Guadalest. Si observamos la vegetación autoctona de la zona hay una especie indiscutiblemente predominante: el pino carrasco. Hectáreas y hectáreas de pino carrasco. Una única especie en el dosel forestal. No parece un sistema con mucha biodiversidad. Ni tampoco parece un buen sistema para usar como modelo.

Por supuesto estos bosques no son autoctonos. No en esas proporciones. Son bosques creados por el hombre. Y, desde mi punto de vista, mal creados.

Debido al abandono de las actividades agropecuarias y forestales tradicionales, En la segunda mitad del siglo XX se llevaron a cabo extensas repoblaciones en el sureste de la Península Ibérica utilizando casi exclusivamente el pino carrasco (Pinus halepensis).

El clima mediterráneo dificulta la reforestacion. Pero estas practicas no tuvieron en cuenta la biodiversidad y ahora nos encontramos con los problemas asociados a la falta de ella, como por ejemplo: el incremento en el consumo de agua, sensibilidad al ataque de plagas, reducción en la diversidad en la fauna, aumento de la frecuencia e intensidad de los incendios forestales, etc.

Características del pino

El pino es un competidor. Este tipo de arboles invierte todos sus recursos no en fructificar, ni en reproducirse o crecer, sino en soportar estres. Sus aciculas resinosas reducen la transpiración al minimo, sus raices pueden viajar distancias increibles y, ademas, excretan una sustancia quimica que inhibe el crecimiento de otras especies. Es un experto en competir, a diferencia de las tipicas especies de arboles frutales, que se centran en fructificar. Por eso, como casi siempre, nuestros esfuerzos en el bosque frutal se deben centrar en reducir la competencia.


Si, como nosotros, te dispones a realizar un bosque comestible por el sureste español, lo más seguro es que te encuentres con algún pino carrasco en tu terreno. Uno solo no hace daño, pero con densidades muy elevadas plantearse la opción de talar se vuelve inevitable. Inevitable e ilegal, porque el pino carrasco está protegido por ley. Así que, con densidades elevadas de pino, tu proyecto entra en una noche negra, negra con ruido a motosierra. Y, hablamos de talar porque el pino carrasco, aparte de todas sus bondades y defectos, no es comestible. Una pinada será má o menos bonita, pero no te va a dar mucho de comer.

El pino carrasco (Pinus halepensis) es la especie forestal más abundante en la parte occidental de la cuenca mediterránea, donde ocupa unos 3,5 millones de hectáreas y domina las formaciones arbóreas en zonas secas y semiáridas. En la provincia de Alicante, los pinares de P. halepensis forman el 80 % de su superficie forestal

En la Granja Mandragora solo contamos con algunos ejemplares de pino que vamos a integrar en nuestro bosque comestible aplicando dos principios.

Ramas preparadas para ser cortadas

Triturando Rama

El principio de la cosecha

Una planta, si esta siendo depredada, no puede competir hasta excluir a otra.

Lo que quiere decir que si depredamos al pino (lo “cosechamos”) no puede excluir a nuestros arboles frutales. ¿Qué podemos cosechar del pino? Por supuesto su madera. Sus ramas.Aquí las ramas más gordas las utilizamos para leña, y las más finas, junto con las hojas, las trituramos y las utilizamos para mulch o compost.

La leña de pino no esta muy bien considerada: arde muy rápido y genera mucha creosota. Nosotros la usamos para empezar el fuego. Nos da ese calor inicial que caldear todo el ambiente y luego cambiamos a almendro o algarrobo para mantener. Si quieres que genere menos creosota, al encender la estufa, coloca el tiro al maximo durante unos minutos.

Algunas personas dicen que el mulch de pino acidifica, otras dicen que los quimicos se liberan al terreno y reducen el crecimiento de las plantas, y por eso deciden quemarlo. Nuestra estrategia es dejarlo reposar al exterior para que la lluvia lo lave durante una temporada, compostarlo o cultivar setas en el para que se vuelva inocuo. De momento no hemos tenido ningún problema.

El principio del factor limitante

En todo ecosistema y para cada especie o conjunto de especies va a existir un factor, ya sea agua, profundidad del terreno, nitrogeno, un micronutriente, etc. que va a limitar el crecimiento.

Y es, por ese recurso, por el que se va a competir de manera más feroz. Por eso en terrenos más humedos y fertiles los arboles se pueden plantar más juntos.

Nuestra tarea es localizar este factor limitante y elevar sus niveles y, de esta forma, reducir la competencia. Si mantenemos contento (y cosechado) al pino, no excluirá a nuestros frutales. Estrategias para elevar la fertilidad del suelo son: aumentar la retención de agua del y añadir materia organica. Dos pilares basicos de la permacultura.

Si aplicamos estos dos principios y observando el sistema, el pino carrasco, una especie autóctona, puede estar representado en nuestro bosque comestible.

Suscríbete a nuestra lista de correo

Te mantendremos informado de las noticias de la Granja

Sin spam. Lo prometemos.


Comentarios:

Blog Comments powered by Disqus.