Reseña del libro "Ferrocement Water Tanks and Their Construction"

Deposito de ferrocemento

Abres el grifo y sale agua. Sencillo. Giras para un lado y sale caliente, para el otro y sale fría. Sin complicaciones. De gusto no está muy allá, más bien desagradable, eso sí. Pero bueno, es lo que hay. Es cara, eso también. Vendrá de lejos.

Aquí no nos llega agua potable. No hay canalizaciones. Bueno, ni potable ni de riego, no nos llega agua ninguna. Tenemos que recoger y almacenar nuestra propia agua. Algo que puede ser complicado, extraño quizá, pero no le pagamos a nadie. De momento no le han puesto impuesto a las nubes.

Antes todas las masias tenían un aljibe donde se recogía el agua de escorrentía.

Será por eso de que ya no se estila recoger y almacenar agua que no hay mucha información disponible sobre ello. Tampoco en Internet. Y los pocos ilusos que recogen agua compran sus depósitos ya fabricados. Así que sobre cómo construir tus propios depósitos hay todavía menos información.

Si quieres almacenar agua hazme caso y cómprate el libro

Si quieres almacenar agua y, a parte, construir tú mismo tus depósitos de ferrocemento, entonces, seguramente, deberías considerar este:

Lo primero, es un libro caro, algunos añadirían aquí que sobre todo para su tamaño. Pero no juzgamos el precio de un libro por su tamaño, sino por su calidad. Watt nos cuenta todo lo necesario en 117 páginas, ¿por qué debiera hacerlo en 600? Aun así es caro, veinte euros es un precio considerable. Creemos que merece la pena. Sobre todo después de todo el dinero que te vas a ahorrar en depósitos.

Del libro nos gusta que es escueto y directo. Tanto en la parte de diseño como en la de construcción. Explica incluso la física detrás del ferrocemento: cómo el mortero soporta perfectamente un tipo de cargas, otras no tan bien, cuándo y dónde llega a romper debido a una tensión máxima, porqué; pero Watt lo explica de una forma comprensible para todo el mundo, de modo que podemos diseñar nuestros depósitos en concordancia. Detalla el proceso de construcción, los principios generales. Y luego pasa a describir distintos ejemplos, con sus correspondientes diseños y técnicas. Algo que viene muy bien para comparar y seleccionar las partes que más nos interesen.

Deposito de ferrocemento

Detalle salida de desague

Por defecto, los diseños intentan ser lo más económicos posibles, reduciendo el contenido en hierro, para que simplemente supere el punto de rotura. Nosotros, que preferimos ir a lo seguro, combinamos distintas técnicas y añadimos refuerzos que, aunque seguramente sean innecesarios, nos hacen dormir más tranquilos.

Después de construir nuestro primer depósito y estar construyendo el segundo podemos decir que nos hemos equivocado en algunas cosas, hemos acertado en otras y hemos descubierto soluciones a problemas inesperados pero necesarios. Experiencia que nos gustaría compartir.

Así que, si mientras estamos plasmando en papel ese conocimiento tenéis algún problema o queréis más información contáctanos en contacto@granjamandragora.es

Algunos enlaces en este articulo contienen nuestro ID de afiliado, lo que nos proporciona una pequeña comisión por cada venta que se realiza. Muchas gracias por tu apoyo.

Suscríbete a nuestra lista de correo

Te mantendremos informado de las noticias de la Granja

Sin spam. Lo prometemos.


Comentarios:

Blog Comments powered by Disqus.