Gallinas

Nuestra Ética

En la granja Mandrágora mantenemos a los animales en unas condiciones en las que pueden satisfacer todas sus necesidades intrínsecas. Y, cuando llega el momento, los sacrificamos de una manera rápida y digna. Esto es mucho más de lo que reciben los animales criados de manera intensiva.

En la cría industrial, las gallinas son confinadas en amplios edificios, donde coexisten con hasta otras 100,000 aves más. La luz y la ventilación son controladas por máquinas. Genéticamente manipulados para crecer más y más rápido, los pollos sufren índices extraordinariamente altos de enfermedades óseas que los dejan incapactados, les causan colapsos pulmonares y paros cardíacos.

Gallinas sueltas disfrutando


Beneficios

Nuestras gallinas nos proporcionan huevos y carne en abundancia. Con su estiércol fertilizamos la tierra. Tienen gran cantidad de terreno para disfrutar y ser felices.

Necesidades

A parte de las necesidades básicas (agua, alimento y refugio) la mayor preocupación es defenderlas contra depredadores. Nosotros utilizamos tanto una valla eléctrica, como un gallinero para mantenerlas a salvo.


Ciclo natural

En otoño las gallinas mudan la pluma, dejan de poner y recuperan fuerzas, recargando su cuerpo de calcio y nutrientes para pasar otro año ofreciéndonos huevos. No tenemos ningún problema con ello, así que no alteramos el ciclo natural de luz de nuestras gallinas para forzarlas a seguir poniendo sin mudar. En otoño e invierno, simplemente, comemos menos huevos.


Interacciones

Hemos notado que las gallinas se llevan especialmente bien con las cabras. Escarban el suelo y se comen las larvas de los parásitos intestinales que afectan a las cabras, cortando el ciclo. Resulta adorable ver como los pollitos pequeños se suben encima de las cabras para jugar.


Alimentación

Los huevos y la carne que nos brindan nuestras gallinas están exentos de antibióticos y de hormonas. Al estar sueltas por el campo y alimentarse de insectos y de hierba consumen menos pienso. El pienso que compramos es ecológico. Nos lo vende la Cooperativa "Salelles". Aun así estamos trabajando en otras alternativas como por ejemplo: cultivar lenteja de agua en estanques, sembrar nuestro propio cereal o alimentarlas con harina de algarroba. Para suplir el aporte proteico ya criamos lombrices y mosca negra soldado en bañeras.

Lombrices

Gallina comiendo lombrices


Reproducción

Nos hicimos con una pequeña incubadora a la que le caben unos nueve huevos de gallina. Incubamos una remesa de pollitos cada 21 días desde marzo hasta octubre. La incubadora mantiene la temperatura y voltea los huevos, nosotros sólo nos preocupamos de rellenar un poquito de agua cada par de días para mantener la humedad.

Una vez que eclosionan los pollitos, necesitan una fuente de calor durante, más o menos, su primer mes de vida. Una bombilla infrarroja cumple perfectamente con el trabajo. Después de ese primer mes ya se pueden juntar con el resto de la parvada.

Detalle incubadora cerrada

Detalle incubadora

Suscríbete a nuestra lista de correo

Te mantendremos informado de las noticias de la Granja

Sin spam. Lo prometemos.